Relojes de ferroviario.

El desastre que cambió la historia.

Hacia finales del siglo XIX los Estados Unidos de Norte América cabalgaban a lomos de la locomotora de vapor. El "caballo de hierro" recorría de Este a Oeste la geografía del vasto territorio, transportando pasajeros, animales, carga y correo de un lado a otro del país.

Benjamin Harrison era el presidente, los ciudadanos escuchaban música en fonógrafos de Edison, muy pocas casas tenía electricidad y no existían ni la radio ni los automóviles. La gente se afanaba en sus quehaceres mientras el país avanzaba con rapidez por el camino del progreso y de la democracia.

 

Pero la Fatalidad había señalado el día 18 de Abril de 1891 con su dedo negro . Poco antes de rayar el alba, muy cerca de la localidad de Kipton, Ohío, dos trenes caminaban arrojando bocanadas de humo hacia su destino. El tren correo que venía del Sur se topó con el tren de pasajeros a la vuelta de un recodo, ambos en direcciones opuestas y a buena velocidad, sin tiempo para hacer nada.

El choque fue brutal, y el accidente dejó un panorama catastrófico, la destrucción de los trenes y la pérdida de ocho vidas humanas.

La investigación posterior a la tragedia determinó que la culpa había sido del fallo del reloj del maquinista del tren de pasajeros. En efecto, en aquella época los cruces de trenes se fiaban a la exactitud de los relojes de bolsillo.

 

El accidente provocó la creación de comisiones y foros a partir de los cuales la mayor parte de las compañías ferroviarias definieron sus stándares de fiabilidad para los relojes de sus operarios. Los manufacturas relojeras respondieron igualando o mejorando las especificaciones, y se puso en marcha un proceso que acabó produciendo los mejores relojes de bolsillo del mundo.

 

 

 

Los maquinistas, interventores y jefes de estación estaban obligados a adquirir estos relojes (que pagaban de su propio bolsillo) y había inspectores de plantilla que controlaban la exactitud de la hora periódicamente.

Las normas mínimas para aceptar una de estas piezas eran las siguientes:

1) Esfera blanca con números arábigos de gran tamaño, reloj Open Face con segundero a las seis.

2) Puesta en hora por tirete (para evitar errores por la manipulación inadvertida de la corona).

3) Caja roscada por ambas tapas (para evitar la entrada de polvo).

4) Volante equilibrado y compensado por temperatura, con regulador de marcha micrométrico.

5) Mínimo de 17 rubís.

6) Máximo error de marcha tolerable, treinta segundos en una semana.

7) Ajustado al menos a 5 posiciones (el reloj tenía que mantener su exactitud de marcha colocado en la posición correspondiente con las seis caras de un cubo, excepto boca abajo)

 

Con estos requerimientos, no es de extrañar que la lista de marcas y modelos de relojes de ferroviario aprobados sea reducida y exclusiva. Los relojes de ferroviario marcaron la cúspide de excelencia de la relojería norteamericana, y estaban a una cierta distancia por delante de las mejores manufacturas suizas de la época.

 

 

     

 

 

 

Reloj de ferroviario Hampden

 

Ficha Técnica:

 

CONSTRUCTOR Y MATERIAL:

De la manufactura Hampden Watch Co, de Canton, Ohio. Caja de aleación de latón.

MARCAS, FIRMAS Y NUMERACIÓN:

En la esfera:

La marca del fabricante Hampden Watch Co, en elegante cursiva.

En el movimiento:

El anagrama de la manufactura, y las siguientes leyendas:

  1. Railway Special (Especial Ferrocarril)

  2. El nº de serie del movimiento, 982081, que sitúa la fecha de fabricación a principios de 1896.

  3. Adjusted: significa que el reloj está ajustado por isocronismo, variaciones de temperatura y al menos 5 posiciones.

  4. Safety pinion: Indica que el tren de rodaje posee un piñón de seguridad, de desembrague automático en caso de rotura de la cuerda.

  5. Canton, Ohio, el lugar de ubicación de la fábrica.

En el interior de la tapa posterior:

Un brazo que sostiene una maza en el interior de un rombo, y el nº de serie de la caja, 471060. Las cuatro últimas cifras se repiten en el cuerpo de principal de la caja, al exterior de la platina superior del movimiento.


En el exterior de la tapa posterior:

Preciosos grabado de una máquina de vapor con su ténder, sobre fondo de un paisaje de llanura..

FUNCIONES:

Reloj horario con calidad cronométrica.

DATACIÓN HISTÓRICA:

Año 1896.
MOVIMIENTO:

Máquina de “Grado Ferrocarril” o “Servicio Ferrocarril” (Railroad Grade o Railroad Service). Movimiento redondo full plate, platinas de acero damasquinado, tamaño 16, con volante equilibrado y que posee bimetal para compensar las variaciones de temperatura. Regulador de marcha con ajuste micrométrico y 17 rubís. Cuerda por la corona, y puesta en hora por palanca bajo el bisel roscado de la tapa del cristal.

CAJA, ESFERA Y AGUJAS:

Caja tipo Lepine (Open Face), de aleación de latón, en perfecto estado, con ambas tapas roscadas. Esfera metálica esmaltada en blanco, segundero a las seis, números arábigos negros para las horas y escala de minutos en pequeñas cifras rojas por el lado exterior. Agujas de acero pavonado de pica de látigo. Cristal mineral.

 

Ricardo Castro.

Miembro de la National Association of Watch & Clock Collectors.

Cajón Desastre”

Antigüedades Técnicas.

Elda, Diciembre de 2008.

 

Inicio
Quienes somos
Dónde estamos
Tienda en Internet
Trabajos Realizados
Un poco de historia
Vapor Vivo
Curiosidades
La "Blicks"
Reloj Ferroviario
Cronómetro Marino
Fonógrafo de Edison
Discos y surcos
¿Sabía usted que...?
Links
Contacto

Cajón Desastre | info@maquinasantiguas.com