La restauración de antiguos mecanismos tiene por objeto devolverles la belleza y la funcionalidad, no hacerlos nuevos.

En nuestra opinión, el trabajo tiene que cumplir al menos algunos requisitos "de libro", a saber:

 

1) No hagas nada que no pueda deshacerse con posterioridad.

2) Utiliza en lo posible las técnicas y los materiales de la época.

3) Respeta las huellas que el uso y el paso del tiempo han dejado impresas en la pieza.

4) Procura que no se note tu trabajo.


A continuación listamos algunos ejemplos de los cientos de restauraciones que han pasado por el taller:

 

 

Fonógrafo Edison despiezadoFonógrafo de Edison,

modelo HOME, de 1898.

Aparece a la izquierda despiezado

para su limpieza y reacondicionamiento.

  

                     El fonógrafo, una vez restaurado

                y montado, en perfecto funcionamiento.

 

 xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

Máquina de escribir CRANDALL,

tal como se recibió para su reparación

mecánica y restauración.

Carro agarrado, acción mecánica bloqueada,

máquina sucia.

 

 

 

La máquina despiezada.

El despiece es nuestra

práctica habitual.

de este modo puede accederse

a los lugares difíciles,

y a las pequeñas piezas.

Nunca engrasamos sin limpiar,

y nunca limpiamos

sin desmontar.

 

 

Vea qué belleza una vez acabada la restauración. La máquina queda con un aspecto estético

magnífico, y con todas sus funciones operando con normalidad.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

Máquina de escribir Graphic, aproximadamente de 1895.

Un "descendiente" alemán de la Hall norteamericana, aunque en este caso segundas partes sí fueron buenas. Este ejemplar, muy deseable por el coleccionista, se encuentra en bastante mal estado. 

 

 

 

La máquina desmontada.

Todos los elementos están a la vista,

y puede limpiarse, desengrasarse

y pulimentarse cada pieza.

 

 

 

 

La máquina terminada.

El aspecto es el de un aparato aseado, atractivo y funcionando, pero observe que se aprecian todavía las señales y marcas que el paso de los años han ido dejando en la pieza, y que ya forman parte de la misma.

En nuestras restauraciones tratamos por todos los medios de respetar el objeto, y nunca niquelamos o repintamos una pieza, a no ser que sea absolutamente imprescindible.

En nuestra opinión, una barra espaciadora desgastada de manera desigual por el uso, o un ligero picado en una pieza metálica deben permanecer ahí porque son parte de la historia de la máquina.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

Máquina Lambert

La Lambert es una de

las máquinas de

escribir más

hermosas, y un

ejemplar buscado

por parte de los

coleccionistas.

A esta sólo le hace

falta un buen repaso

para devolverle su

belleza.

 

 

Máquina despiezada

He aquí  el despiece de una Lambert.

En las restauraciones

siempre hay que intentar

que lo que hacemos

"no se note".

Al final del trabajo, la

protagonista debe ser la

máquina, no el restaurador.

 

 

La Lambert en todo su esplendor.

En algunas de las máquinas de índice, el conjunto de tipos de caucho ha  cristalizado con el tiempo y se ha ido haciendo pedazos, pero en la Lambert  no.  Los tipos están tallados en un casquete esférico de pasta dura, y casi siempre se conservan, con lo que es posible hacer escribir de nuevo a la máquina.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

 

Máquina de escribir ODELL nº 2

La Odell, en cualquiera de sus variantes, es una máquina perseguida por el aficionado, y no puede faltar en una buena colección. Este ejemplar es uno de los manufacturados por la propia Odell, y no por uno de los varios sub-contratistas, y se encuantra completa, aunque en un estado lamentable.

 

 

Odell despiezada

Una vez se ha efectuado el

desmontaje, se usan los

disolventes orgánicos más

suaves y pulimento muy fino para

tratar las superficies.

La restauración no debe dejar

marcas.

En esta máquina fue necesario

reconstruir el soporte del pequeño

cilindro de entintado.

 

 

La Odell, una de las máquinas más bellas de todos los tiempos,

una vez terminado el trabajo.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

Viejo motor de autoescuela

En una época en que la mecánica

formaba parte del programa para

la obtención del carnet de conducir,

se usaban en las autoescuelas

estos artilugios didácticos.

Aquí tenemos un motor de 4 tiempos

en corte, con todos los movimientos.

El ejemplar procede de Alemania,

y corresponde a los años 50 del siglo pasado.

Después de un buen repaso

lucirá como en sus mejores tiempos.

 

 

El despiece.

Una vez todo

desmontado,

procedemos a la

limpieza a fondo,

reacondicionamiento

y reparación allí

donde es necesario.

En este modelo todo

funciona, incluso la

chispa de la bujía en

el momento preciso.

 

 

 

 

El motor funcionando.

Aquí tenemos el aparato.

En el proceso de montaje

es preciso calar la distribución,

de tal manera que las válvulas

abran y cierren a los ángulos

precisos del cigüeñal.

Lo mismo reza para el

ruptor de encendido (el "platino").

El modelo incluye hasta

los ajustes de taqués,

con su contratuerca.

 

 

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

 

Despiece de una máquina de coser Wilcox & Gibbs, de 1896.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La máquina,

una vez terminado el trabajo.

 

Observe la perfecta puntada.

Las Wilcox son máquinas de coser "de cadeneta",

lo que significa que no tienen canilla:  el cosido se

realiza únicamente con el hilo de la bobina,

merced a un ingenioso mecanismo de lazo.

 

 

 xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Despiece de una pistola de pedernal española del siglo XVIII

 

 

El arma, una vez restaurada.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

  

Despiece de un Colt Modelo Navy de 1851

 

El arma una vez restaurada.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

 

Despiece de un sextante de mediados de 1800.

 

 

El instrumento, una vez terminado el trabajo.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

 

Fonógrafo Pathe completamente desmontado

Vemos aquí el despiece de un pequeño fonógrafo Pathe, aproximadamente de 1905, de la época en que Bettini colaboró con la marca.

El desmontaje completo es necesario para poder eliminar toda la grasa sucia y reseca, polvo adherido, corrosión superficial, y dejar los mecanismos listos para el engrase, montaje y ajustes finales.

 

 

Vea la pequeña máquina una vez montada, funcionando a la perfección.

 

 

Otra vista del atractivo fonógrafo.

Inicio
Quienes somos
Dónde estamos
Tienda en Internet
Trabajos Realizados
Limpiar un reloj
Restaurar fonógrafo
Un poco de historia
Vapor Vivo
Curiosidades
¿Sabía usted que...?
Links
Contacto

Cajón Desastre | info@maquinasantiguas.com